Originales y copias: Productos locales

“Hace falta producir buenos jamones artesanales... Ser nacionalista es incentivar la compra de productos nuestros valorando su calidad”.

Varios lectores me hicieron notar que los productos ecuatorianos, por más que se esfuercen sus productores, no logran alcanzar la calidad de los importados. Cuando Epicuro dijo que el parmesano de Scheidegger le agradaba, no lo comparaba con el parmigiano reggíano genuino sino con lo que hasta la fecha se logró elaborar en el país. Scheidegger me recuerda el parmesano Floralp, que produjo hace tiempo. Los problemas de fermentación, el volumen de venta impiden, supongo, afinar como es debido los productos. Sucede con el camembert, el manchego. Si compro un queso azul de Mondel, no pido que sea un gorgonzola o un roquefort sino un queso azul andino con personalidad propia. No dejo de admirar lo que Ecuador logró en pocas décadas. No dejen de comprar el Saint Paulin nacional, asimismo el Monte Caprino de la misma marca, son bastante sutiles, aunque mañana cambien de nombre.

En lo que se refiere al chocolate estamos en la vanguardia. Pacari obtuvo diez premios internacionales, se vende en 37 países como Estados Unidos, Colombia, Suiza, China, Japón y Dubái, ofrece alrededor de 40 variedades de chocolate orgánico oscuro gourmet: barras, chips de chocolate, frutas cubiertas de chocolate, chocolate en polvo. Tengo una afición particular al chocolate con sal en grano o ají, por aquel delicioso contraste. Todo sucedió gracias al talento de Santiago Peralta, fundador de Pacari.

Si hablamos de vinos, tuvimos durante años malas copias, producciones mediocres, hasta que llegó la firma Dos Hemisferios. Abel Furlán, enólogo argentino, y en Ecuador Pablo Taramelli lograron entrar con fuerza en el mercado nacional y extranjero. Tengo una debilidad por su Chardonnay Enigma bien frío, premiado en Argentina con medalla de oro. Estamos hablando de cepas originales: Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec, Chardonnay, dentro de pocos meses saldrá al mercado el Sauvignon blanco. Recuerdo la primera cosecha de Paradoja en 2006, mi sorpresa al catarlo: viñedos en la provincia del Guayas, ¡increíble desafío! En China, el Merlot Travesía 2013 obtuvo dos medallas de oro, el Chardonnay Enigma 2016, una. Dieron una medalla de plata al tinto Paradoja 2013. Aquello indica que vamos por buen camino.

Cuando se trata de vinos espumosos, queda prohibido llamar champagne a productos que no pertenecen a la famosa provincia francesa, por más que se use el mismo método de fermentación. Se aceptan palabras como espumosos o espumantes, pero se considera que son copias, no originales. El espumante argentino Cruzat extra brut me parece sin embargo espectacular, también lo es el Estelado rosado del chileno Miguel Torres.

Si hablamos de cervezas observamos un crecimiento notable de nuevas y sabrosas marcas artesanales. Respeto mucho el licor seco de cacao de Solbeso, interesante para elaborar cocteles, el ron San Miguel se ha hecho famoso, sigo con Cristal para la caipiriña, uso el aceite de oliva de Snob. Los croissants o los panes de Masa Madre (paseo comercial Bocca) y de Mono Goloso (calle Luzárraga 202 y Panamá) son tan buenos como los de Francia. Podemos decir que tenemos excelentes cafés, muy buenos lácteos.

Debemos progresar en el rubro de los jamones, pero el serrano de Don Diego es bastante acertado. Hace falta producir buenos jamones artesanales. Lamento no poder encontrar más la guatita de Facundo, tenía muy buena calidad, nos evitaba el fastidioso trabajo de la limpieza y preparación. Ser nacionalista es incentivar la compra de productos nuestros valorando su calidad. (O)

 

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario El Universo en la siguiente dirección: http://www.larevista.ec/gastronomia/epicuro/originales-y-copias-productos-locales

 

 

Dejar un comentario