Y así comenzó la historia de Bodega Dos Hemisferios.

Cuando mi papá inició con su amigo Alejandro el camino de crear vinos de alta calidad en Ecuador, muchas personas les dijeron que estaban locos. Les dijeron que iba a ser imposible porque Ecuador no tiene las 4 estaciones que los entendidos dicen son necesarias para crear la calidad de uva que después se convierta en un vino de alta gama. Muchos, inclusive, quisieron apostar con él que esta idea iba a fracasar. Sin embargo, con convicción, tomaron la decisión de ir adelante y apostar que en Ecuador, sí es posible hacer cosas “imposibles”.

Como ya se había comprobado que se podían sembrar uvas de mesa (para comer) cerca de El Morro, con Alejandro decidieron comenzar a experimentar. Se trajeron plantas de Argentina (Malbec, Cabernet Sauvignon, y Torrontés) en el 2004 y de Brasil (Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir, Chardonnay y Shiraz) en el 2005 para hacer pruebas, todavía sin siquiera saber si se iba a poder producir alguna de estas cepas, peor que iban a ser uvas suficientemente buenas para hacer buen vino.

En esta primera etapa (plantación y cosecha) se produjeron las primeras uvas Malbec y Cabernet Sauvignon argentinas (Torrontés no tuvo buena producción), y trajeron a un enólogo Chileno con quien iban a hacer el primer producto de lo que después se convertiría en Bodega Dos Hemisferios. No funcionó, y casi tiran la toalla porque mipapá describe ese “vino” como un brebaje. Decidieron intentar una vez más con un enólogo argentino y ver si esta segunda vez, se iba a poder crear el vino que ellos aspiraban.

Cuando conocieron a Abel Furlán (el enólogo), le dijeron que esperaban contar con al menos la calidad del Marqués de Casa Concha que en Ecuador está alrededor de $40 la botella. Abel pensó que las expectativas eran bastante altas, pero estaba dispuesto a seguir con el reto e irse en contra de lo establecido históricamente. Finalmente se obtuvo el primer producto que fue Paradoja cosecha 2006, que estuvo listo en el 2008, después de 18 meses en barricas de roble americano y otros 6 meses en botella.

En este Paradoja se mezclaron Cabernet Sauvignon Argentino y Brasileño (que ya había producido buena calidad de uva en la cosecha 2006) y el Malbec Argentino. Abel estaba extremadamente contento con el producto final, y mi papá comenzó a llevar Paradoja 2006 a catas ciegas con sus amigos con quienes llevan muchos años reuniéndose a hacer estas catas de vinos que no pasan de $100 por botella. En esas catas Paradoja, que hoy está en el supermercado en alrededor de $30, comenzó a quedar primero ganándole a vinos de $70, $80 y $90.

Claramente se conquistó el primer objetivo, obtener un vino que superó la expectativa de ser igual que un Marqués de Casa Concha. Paradoja es nuestro pionero, y es definitivamente el producto que nos ha empujado a seguir haciendo posible lo imposible con nuevos productos y experiencias. Es también el que definió el rumbo de la bodega, porque queremos inspirar a que Lo Imposible Es Posible. ¡Si han probado Paradoja, me encantaría que me den su opinión!



Dejar un comentario